9 de julio de 2012

Enterrado cabeza abajo por mis cuñaos.

Por mis dos cuñaos feos.



No tuvieron otra cosa mejor que hacer mis cuñaos Paco Pepe y Juan, que venir del chiringuito contentos de birra, hacer un agujero y meterme pinchao cabeza abajo, solo me dejaron fuera  las piernas de rodilla a pies.
Encima dejaron a mi pequeña hija ver toda la escena.
Son maaaaalos! Y no tienen corazón!

Los malos viniendo mamaos del chiringuito.

Yo pinchado cabeza abajo aguantando la respiración.

Y todo porque a Juan no le quise pintar otra pollita como la que le pinté a Paco Pepe.
Publicar un comentario en la entrada