3 de julio de 2013

Dicen los médicos que peor hubiera sido comerme el filtro de la depuradora.

No



salté lo suficiente para llegar al centro de la piscina. Ya tengo cita con mi dentista.

En la segunda imagen se aprecia claramente cómo me como mi propia rodilla derecha, mientras la tibia izquierda hacer por clavarse en mi tercer ojo.
Tengo que perfeccionar el salto.




Publicar un comentario