12 de agosto de 2013

La puñetera estantería

Hay que ser torpedo para ponerla justo encima del inodoro, y yo torpedo para no haberla desmontado el primer día que la ví en esta casa de Ciudadella.
Esto se me ha ocurrido sólo después de rajarme la nariz tras la meadita mañanera que vas medio dormido.

Publicar un comentario