12 de enero de 2012

Sólo daño superficial

Al despertar a Elena para ponerle el pijama y proponerle cenar, nos damos cuenta que no ha perdido el apetito, ya se comió varias empanadillas en brazos de Pepa.
Así que ha sido un susto de un rato y una cicatriz para siempre.


Publicar un comentario