22 de febrero de 2012

Casualidades de la vida

Hoy resulta que el jersey, la camisa y las zapatillas son del mismo color.
Conjuntado que va el tío!
Y contento con lo pujo que me he puesto con el bocata y las palmerillas de chocolate.
Alegre pese a que me han preguntado en la oficina que sí no había zapatillas de hombre cuando compré estas.
Jajaja
!Que cabroncete eres José María!



Publicar un comentario