25 de mayo de 2013

No parecía la típica despedida triste


Al menos en estos momentos cuando hacía un rato que Ana Irene, Chema y Félix me regalaron un bonito reloj y un bolígrafo. Y yo les regalaba estos humildes botes de chucherías.
Publicar un comentario en la entrada