14 de enero de 2007

Algunas cigarras tienen sentido del ritmo y marcha en el cuerpo.

El sonido de las cigarras me ha acompañado toda la vida. Desde niño en las Palomas, todas las tardes de verano, las cigarras ponían la bando sonora. Mientras regábamos o hacíamos soleras íbamos a por agua a la fuente. Estban por todos lados pero no no ví a una de esas cigarras haste hace pocos años. Me costó verlas porque son pequeñas y se esconden bien, y suelen callarse cuanto de acercas. Este verano cuando fuimos a marruecos, comíamos Chini José y yo junto al río que baja de Chaouen y el sonido de las cigarras era ensordecedor. Lo puedes escuchar en el video de Zuhaila. Esta noche he tropezado con este bonito video de unas cigarras que os invito a ver.
Este es otro sobre el Sueño de un caracol Un saltamontes cachondo que recibe escarmiento
Una mariquita luchando con arañas y moscones El tabarro que quería alcanzar la Luna
The sound of the cicadas has accompanied me all the life. From boy in the Doves, all the afternoons of summer, the cicadas put the side sonorous. While we watered or we did wall-plates we went to by water to the source. Estban by all sides but I did not saw to one of those cicadas haste does few years. It cost to see them to me. This summer when we went to Morocco, we ate Chini Jose and I next to laugh that low of Chaouen and the sound of the cicadas was deafening. You can listen in the video of Zuhaila. Tonight I have encountered over this pretty video of cicadas that I invite to see to you.
Publicar un comentario