21 de diciembre de 2011

La felicidad

La felicidad no aparece automáticamente. No es un regalo que nos llega por suerte o que por mala suerte podriamos perder. La felicidad depende únicamente de nosotros mismos. Uno no aprende a sentirse plenamente feliz de la noche al día, sino a base de trabajarnos pacientemente día tras día. La felicidad se construye, y esto requiere de esfuerzo y tiempo. Si queremos ser felices tenemos que aprender a cómo cambiarnos a nosotros mismos.

Es una traducción mia, de este libro que reeleré de Mathieu Richard.


Publicar un comentario