9 de febrero de 2013

8 horas preparando el disfraz

Han merecido la pena.
Sólo yo. Nadie más se disfraza conmigo.  Será que no he sido capaz de hacerles ver que este disfraz es un pelotaso.

Publicar un comentario en la entrada