25 de febrero de 2013

Ni los bocatas ni el dinero dan la felicidad

, para el que no está acostumbrado.
;-)
Para el que sí lo está,  sí. Al menos no tengo dudas en cuanto a lo de los bocatas. 

Publicar un comentario en la entrada