21 de febrero de 2007

Gran circo de Angel Cristo en Carcabuey.

El Circo de Angel Cristo para animar los votos
Qué agradable sorpresa me llevé al llegar a los colegios electorales de Carcabuey el pasado domingo 18 de Febrero. Ese día los andaluces votábamos sobre la reforma del estatuto de autonomía. Los partidos políticos de Carcabuey sabían que la abstención sería alta, por lo que se les ocurrió la feliz idea de invitar al pueblo al maravilloso circo de Angel Cristo.

En la imagen de arriba podéis ver la grandiosa portada del circo. La carpa está detrás pero no levanta mucha artura porque pa qué. Mucha altura asusta a los bichos.
Quiero contaros los primeros comentarios que me hicieron llegar algunos padres que estaban a las puertas del circo y que habían asistido a la sesión de la tarde anterior. Los comentarios son verídicos, pero no sé si veraces. Esto es, que es verdad que lo escuché así pero no sé si son verdad.
El primero me dijo: "Ayer se les escapó la Llama y les escupió a todos, hasta al de la taquilla."
Otro me dijo: "La Cebrá parece un acordeón, porque tiene todas las costillas señalás del hambre que pasa" esto me lo dijo Román.
Y otro más me dijo: "Estos son los mismos que vinieron el año pasado. Sacaron un búfalo que tenía un cuerno torsío. Y un Camello que estaba cojo, pero que lo sacaban entre dos rumanos que le empujaban pa sacarlo medio a rastras".
El último en comentar fué mi hermano Paco: "El Malabarista es el mismo de las taquillas y que además hace de payaso bueno y de payaso malo. Resulta que se puso a hacer malabares con solo dos masas, paqué más. Les metió fuego por las puntas y a las dos vueltas se quemó to la mano por cogerla por el lao que no era. La gente ya no sabía si estaba haciendo de Payaso o de Malabarista".
Estuve un rato por allí, pero el pobre Angel Cristo no pudo aparecer porque por lo visto tenía unos dolores de espalda que paqué. Lo último que la pasao es que lo han arrastrao un par de leones que llevaba ataos con una tomisa y que salieron corriendo al ver a un burro, arrastrándolo a él por to la calle.
El pobre hombre ya no está pa estas cosas. Se vé que los bichos y la gente el circo pasa más hambre quel perro un ciego.
Publicar un comentario