30 de noviembre de 2007

Luna está cada día más guapa.

Qué otra cosa puede decir su padre. Y es que su mamá la viste, cómo si fuera una muñeca. Para comersela.


Luna vestida de guapa, para ir de paseo.


Un rato antes de grabar el vídeo, yo estaba sentado ensimismado junto al ordenador, ella entró sin hacer nada de ruido y no me dí cuenta de que estaba a mi lado hasta que empezó a llorar. Resulta que se había puesto una servilleta de tela por encima de la cabeza, que le tapaba la cara. Se acercaba a mí sin ver, hasta qe se dió un golpe en la cara con la mesa.

La pobre quería darme una sorpresa, haciendo de fantasma, y se dió un buen golpe. Pero al rato ya estaba tan alegre, mascando chicle y preguntandome si estaba guapa.

Publicar un comentario