31 de diciembre de 2007

Limonada para 2008 by Nieves

Alguien me dijo una vez: "si la vida te da limones, haz limonada"; otros me recomendaron tequila y sal para rebajar la acidez del cítrico o tomarlo como los italianos, en chupitos de limoncello.
La cuestión es convertir el mal trago en un acontecimiento chispeante.

La frescura, el buen sabor de boca, el placentero éxtasis del paladar al degustar un sorbete de limón cuando se tiene sed convierten su naturaleza de fruto agrio, de mero condimento, en una delicatessen, simplemente con extraer su jugo y añadirle un poquito de azúcar y unos cubitos de hielo; nada sofisticado para convertir el aliño de la ensalada en una golosina líquida.

Rica en potasio, la limonada es buena para los calambres y la gastroenteritis; alivia el calor y la sequedad de boca, tanto que se utiliza para estimular la secreción de saliva en las personas que padecen de xerostomía; en los enfermos que no pueden ingerir líquidos se usan bastoncitos de algodón impregnados de limón para humedecer las mucosas.

Se utiliza también para eliminar el olor a marisco de las manos, en forma de toallitas impregnadas de colonia, o el sabor a pescado antes de pasar a la carne, para perfumar la leche y los postres.

En definitiva: el limón parece tener más ventajas que inconvenientes, a pesar de su fama.

El 2007 dejó en casa unos cuantos kilos de limones, y nos hemos empeñado en comerlos como si fueran naranjas durante todos estos meses, así que tenemos las encías inflamadas, acidez de estómago y un asco terrible que nos ha impedido disfrutar de las magnificencias de este fruto tan polivalente.

Para 2008, y como soy una mujer práctica pero amante de las cositas buenas de la vida, he decidido hacer algo rico con todos los limones que nos han sobrado esta temporada.

Empezaremos el año cambiando los 12 limones que han sido los meses pasados por 12 sorbitos de dulce limonada cuando suenen las campanadas de medianoche en el reloj de la Puerta del Sol y, después, todo lo que venga y haga falta.

Nunca faltarán limones en nuestras vidas pero, con un poquito de imaginación, podremos hacer una exquisita tarta, rosquillas o un daikiri.

Es cuestión de disponer de las herramientas adecuadas...

Feliz 2008 para todos vosotros, siempre positivos.

Nieves


Nieves es una amiga que se estrena en este blog como colaboradora en temas de la vida la salud y la filosofía Siempre Positiva. Aprovecho para contar que Pepa hizo en nochebuena unos helados de limón con la termomix que estaban riquísimos. Keny.
Publicar un comentario