8 de abril de 2008

Ayudando a la propulsión de un Boing 747.

Esta es mi humilde contribución a la lucha contra el cambio climático. En mi viaje desde Las Palmas a Madrid de la semana pasada, intenté ayudar en lo que pude a la propulsión con biopropulsión. Me senté en el aseo y ayudé un ratito.


Yo he volado en alguna que otra ocasión pero no había estado viendo en detalle el aseo, aquí os lo muestro.

El aseo del avión

No sé cuanto ahorré en emisiones de CO2 pero me quedé en la gloria.

Ayudando a la propulsión.

Publicar un comentario en la entrada